jueves, 4 de julio de 2013

LEYENDA DE "JOSICO" EL BANDOLERO

El pasado fin de semana con ocasión de la llegada del buen tiempo, Gemma y yo nos reunimos a pasar el día con nuestros buenos amigos Marta y Gofi en el chalet de mis suegros. Nos gusta juntarnos en torno a una buena tunda de sardinas asadas y pasar el día entre baños de piscina y buenos momentos de los que el clima veraniego regala. Hablando de cosas varias y aprovechando mi pasión por la Ruta Jacobea decidimos hacer senderismo a la mañana siguiente y comenzamos a planificar el camino a seguir. Y en esas estábamos cuando escuché por vez primera el nombre de "Josico, el bandolero". Una de las rutas a patear pasaba por las ruinas de la casa del mencionado y automáticamente mi alma investigadora comenzó a preguntar quién fue ese personaje y que se sabía de él. Para decepción mía sólo obtuve por datos que fue un bandolero de Bolaños de Calatrava que vivió en una casa por el campo alejada del núcleo urbano. Nadie logró darme más datos. Ni mis suegros, ni los tíos de mi mujer, ni los lugareños presentes supieron decirme más en ese momento. Al día siguiente en el senderismo visitamos el lugar y saqué algunas fotografías del lugar donde se refugió y vivió el bandolero. Os la iré poniendo a lo largo del escrito. Ya os digo que no logré obtener in situ más datos sobre él, pero mi insaciable afán de conocer la leyenda ya había sido despertado...

José Ayllón González, quien fuera conocido afectivamente como Josico, nació en el año 1821. Natural de Bolaños de Calatrava, humilde y trabajador en su juventud nada hacía presagiar que se convertiría en bandolero, pero los tiempos políticos que corrían y sus circunstancias y consecuencias lo abocaron a ello. Corría el año 1837 cuando una partida carlista encabezada por "Palillos" asesinó a veintidós liberales del pueblo. Fueron los trágicos fusilamientos del día 3 de Febrero de los que Josico, nuestro protagonista, huyó para no ser ejecutado. Se refugió por los montes junto con otros hombres con los que formó una cuadrilla de bandoleros y con los que convivió en una casa que construyeron  alejada de Bolaños, más allá todavía del paraje que hoy ocupan los terrenos de la Virgen del Monte.



Josico junto a José Calixto Fernández fue de los cabecillas del grupo de bandoleros y actuaban siempre  contra los carlistas en beneficio de los lugareños y compatriotas de Bolaños de Calatrava. Su leyenda se iba engrandeciendo cada vez más debido a las buenas obras que hacía con las gentes y que éstas y él mismo narraban cuando bajaba al pueblo de incógnito y se dirigía al Casino Artístico para ver a sus amigos. Hay dos episodios de sus aventuras como bandolero que le hicieron ganarse buena fama y ser muy apreciado: el salvar a una familia residente en un cortijo de la muerte a manos de los carlistas y la gran ayuda que prestó a un hombre víctima del robo de sus pocas pertenencias que le hacían subsistir.
Cuenta la leyenda que cuando escaparon del pueblo para no ser asesinados, Josico y José Calixto llegaron a un cortijo donde residía un matrimonio con dos hijos pequeños. Avisaron a sus dueños y habitantes de la inminente llegada de los carlistas y lo que ello supondría: saquearían sus pertenencias y los matarían a todos. El matrimonio no atendió las advertencias de los bandoleros y éstos viendo la que se avecinaba decidieron esconderse en el pajar para poder ayudarlos. Al instante llegaron los carlistas al cortijo y saquearon el mismo robando todos los objetos de valor y destruyendo lo demás. Tras ello encañonaron al matrimonio y a los dos hijos frente a un muro dispuestos a fusilarlos, momento en el cual Josico y José Calixto salieron del pajar y abrieron fuego a bocajarro con sus trabucos matando a los carlistas y salvando así a la familia.

La otra gran acción tan conocida de Josico, el bandolero, fue muy extendida por la bondad y generosidad que mostró  nuestro héroe. Tuvo lugar por un fortuito encuentro. Se cruzó con un pobre hombre que había sido despojado de sus escasas pertenencias con las cuales podía ganarse el alimento. Este humilde campesino tenía dos viejos burros con los que transitaba los campos cargando vasijas de barro que él mismo hacía para irlas vendiendo por los lugares por los que pasase y ganar así algo de dinero para comer. Un poco antes del encuentro que le cambiaría su vida algunas malas gentes le hubieron matado a sus dos burros y le destrozaron todas las vasijas de barro que llevaba por lo que el hombre se encontraba desesperado cuando así lo encontró Josico. El bandolero de noble alma al ver la situación en la que se encontraba este hombre le entregó en el acto una repleta bolsa de monedas para que se comprara dos nuevos y robustos machos y tuviera para comer algunos días.
Ya en tiempos de Isabel II, Josico con la ayuda de su gran amigo José Calixto logró impedir el secuestro de un allegado del Rey. Ello les otorgó el perdón de las fechorías que hubieron hecho como bandoleros para poder vivir y fueron indultados, permitiéndoles volver al pueblo y convivir y residir con sus familias. De hecho el protagonista de esta leyenda pasó de ser un bandolero a ser colaborador con la Casa Real, ostentando durante varios años el cargo de Guarda Mayor del Valle de Alcudia.

El día 19 de Marzo de 1913 moría Josico, el bandolero, a la edad de 92 años tras sufrir una nefasta caída de su caballo. Precisamente el día de San José, Festividad del Padre, dejaba viuda a su mujer, Dolores Díaz Paredes, y huérfanos a sus siete hijos. Pero igualmente dejaba sobre su familia el mayor legado que pudiera dejar: la reconocida y noble leyenda de un buen hombre al que la vida convirtió en bandolero, hombre de buen corazón al que todo el mundo quería y del que se dice que la Virgen del Monte premió su bondad permitiéndole vivir tantos años... La honra de la familia se hubo ganado por el gran hacer de Josico, tanto en su juventud, como en sus años de bandolero refugiado en los montes, como en sus últimos años al servicio de la Casa Real. Así termina esta curiosa leyenda de un personaje que existió cercano a nuestras tierras y al que por sus acciones algunos contemporáneos llamaron "el Robin Hood de la Mancha".

7 comentarios:

  1. SI SEÑOR DON CARLOS!!! BUEN REPASO DE HISTORIA DE NUESTRO PROPIO CURRO JIMENEZ. ADEMAS POR ESO CUANDO MENCIONAS LO DEL ASESINATO DE 22 PERSONAS EL 3 DE FEBRERO (DIA DE SAN BLAS) SE PASO LA FESTIVIDAD AL DIA SIGUIENTE MAS CONOCIDA COMO EL DIA DE LAS ALMENDRILLAS

    ResponderEliminar
  2. Genial Carlos, como me gusta la historia. Otro heroe para mi coleccion. Me encantan los bandoleros. Yo seguro que seria bandolera, o lo habre sido en otra vida?

    ResponderEliminar
  3. Soy descendiente directo por parte de mi abuela materna de este bandolero. La historia es muy aproximads a la que cuenta mi familia. Aurelio Fernandez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aurelio. Estuve indagando bastante hasta que obtuve datos fiables para poder narrar esta leyenda.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Yo también soy descendiente directa de Josico, su hija Dolores es mi tatarabuela. Y aunque el final de la historia si es similar a lo que me han contado, el resto no tanto. En primer lugar Josico no era bajito, sino alto y apuesto,lo se porque he visto fotos de el. Ademas, la casa que aparece en las fotos de este articulo es su casa de campo , y los terrenos de alrededor eran suyos aunque luego los donó a la virgen del Monte. Además era un hombre muy culto y fue capitan de los carlistas y por eso se vio obligado a huir y hacerse bandolero. Lo demás es similar. Un saludo. Rebeca Valverde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus aportaciones, Rebeca. Los datos que logré obtener para este relato han sido sacados de tradición oral de algunas gentes de Bolaños y tal cual los fui reflejando. Efectivamente las fotos son la de casa de campo de Josico.
      Gracias por leerme y recibe un saludo.

      Eliminar
  5. Gracias Carlos por tu mini reportaje, soy descendiente directo de Josico, el era abuelo de mi abuelo materno de ahí que mi segundo apellido sea Ayllon y tenga un terreno lindante en la casa, lo que cuentas coincide con las historias que a mí siempre me han contado a falta de algunos pequeños detalles, solo agradecerte tu interés por su historia.

    ResponderEliminar