lunes, 30 de abril de 2012

VIAJE A NUEVA YORK (1ª PARTE)

Es curioso que sea justo hoy. Es una plena coincidencia que hoy que he cambiado el reloj "eventero" (como yo lo denomino) queden justo 100 días redondos. Hoy que he modificado el reloj cuenta atrás sincronizándolo con una nueva fecha, queda una cifra temporal exacta para que llegue el día: el Viaje a la Gran Manzana.
El año pasado Nueva York y Whasington fueron el destino de la Luna de Miel de Gemma y mía tras nuestro enlace matrimonial. Nos decantamos por un viaje más turista y cultural que por un viaje más de placer y relax. Nos apasionaba la idea de subir al Empire State, perdernos por Central Park, visitar la Estatua de la Libertad, contemplar la Casa Blanca, cruzar el Puente de Brooklyn, observar el lugar donde en su día estaban las Torres Gemelas, etc. Y fue tal el disfrute, sensación y admiración con que nos deleitó el viaje que, al volver a España, le dije a mi hermana pequeña que el día que pudiera permitírmelo la llevaría a ver toda aquella maravilla.


Cuál sería mi sorpresa cuando meses después un éxitoso expediente en la mesa de mi despacho de abogado hizo que cuadrasen las cuentas y pudiera comenzar a hacer realidad el sueño: llevarme a Ana María (el Tormento) a Nueva York. Cuando se lo dije no se lo podía creer. Y ya en el mes de Diciembre del pasado 2011 iniciamos a fraguar el proyecto. Pero... ya soy un hombre casado. Mi esposa Gemma (mi querida chiquitilla) se apuntó rápidamente al viaje, pues New York la fascinó sobremanera en la Luna de Miel, tanto que se sabe los planos de memoria, las paradas de metro, los lugares de las grandes atracciones e incluso los horarios de Misa Góspel en Harlem. No exagero. Le regalé el año pasado la guía Lonely Planet de New York y la tiene más trillada que un niño su cuento favorito.
El viaje iba tomando forma y más aún con Gemma muy ilusionada por volver a ir y poder ver cosas que no vimos en la anterior ocasión. Rápidamente se puso a buscar en la guía y a volver a desdoblar los mapas que tantas y tantas veces ha mirado y estudiado. Yo encantado. Ya me veía en Estados Unidos con mis dos pequeñas: mi mujer y mi hermana. Estaba feliz de poder hacerles ese regalo pero me rondaba la cabeza otra idea. Era como que el viaje quedaba corto. Algo le faltaba. Y lo encontré de pleno. El tándem perfecto para esta aventura. No iríamos tres; iríamos cuatro. Sabía que le haría ilusión. Hace años que lo considero mi hermano y le trato (y me trata) como tal. Sería increíble apuntar a la lista de vivencias que compartimos una tan grandiosa como ésta. Él nunca ha subido en avión y el debut sería gigantesco: 9 horas de vuelo desde Madrid hasta la capital del Mundo. Sé que le gusta la cultura americana y que para él sería un sueño estar en el país de la cuna de la NBA, comerse un perrito caliente por la Octava Avenida, contemplar las vistas de Nueva York desde el Top of the Rock y tantas y tantas cosas más que ofrece aquella increíble ciudad. Además sabía que diría que sí. Es "mi hermano", lo conozco. Se lo comenté a la Chiquitilla como he hecho ahora en este escrito. Sin mencionarlo. Sin decir siquiera su nombre. Todo aquel que nos conozca sabe de sobra de quién se trata. Conforme le iba diciendo la idea a Gemma ambos nos íbamos mirando dilatando las pupilas más y más por la ilusión hasta que llegó el momento y los dos exclamamos ¡¡Narciso!! y nos echamos a reír.

Al día siguiente le expuse el plan a mi compadre y hermano y tal y como hube predecido afirmó  sin duda e invadido por la alegría comenzó a buscar páginas web y foros que hablaran de la Gran Manzana. Eran ya mediados de Diciembre y nos tocó la Lotería de Navidad. ¿Qué mejor premio que ese? Iríamos a Nueva York los cuatro. Viaje fabuloso seguro. Así es como se fraguó todo y mi hermano se embarcó en este proyecto.

El día 2 de Enero de este año de 2012 me acerqué con el Tormento a Viajes Cervantes a hablar con Agustín. Misma agencia y misma persona que nos gestionó la Luna de Miel a la chiquitilla y a mí. El viaje quedó encargado con mucho tiempo de atenlación que luego se traduce en ahorro de billetes de avión y tarifas hoteleras. En un viaje de este tipo cuanto antes se empiece a reservar y gestionar más dinero lograrás ahorrar. Además un viaje de esta envergadura hay que preparlo con bastante tiempo pues son muchas las cosas que tenemos que preparar y mirar. 

Iremos a Nueva York Gemma, Ana María, Narciso y yo del 9 al 17 de Agosto. Quedan 100 días. El reloj amarillo ha empezado la cuenta atrás.

Continuará...

miércoles, 25 de abril de 2012

ROMERÍA "VIRGEN DEL MONTE"

En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no puedo olvidarme por estar muy vinculado a mí desde pequeño y, ¡oh! caprichoso Sino, por ser donde el guión de la vida me depararía amor y matrimonio, se encuentra la aldea de Bolaños de Calatrava. Y le digo aldea porque es la forma y manera más sentimental, llana, campechana y campera que tenemos los manchegos de denominar afectivamente a uno de nuestros pueblos. El término "municipio" es demasiado selecto para hablar de un lugar de gentes nobles, de arraigadas costumbres, de tradición señera y de bondad infinita. Bien, mentado lo anterior decir que los bolañegos tienen como buen pueblo manchego y mariano, amén de sus Ferias y Fiestas populares que se celebran a partir del día 14 de Septiembre, con motivo de la festividad del Santísimo Cristo, en este caso en particular bajo su advocación de la Columna, en cuya Ermita me casé yo por las evocaciones de flagelos y reminiscencias cofrades que me unían a dicha imagen, tienen decía una Romería dedicada a la Virgen del Monte. Y sobre dicho evento va la entrada. ¡¡Viva la Virgen del Monte!! ¡¡Y Su Niño!!


La Virgen del Monte es una advocación mariana y católica venerada en Bolaños de Calatrava. La imagen es una pequeña talla de origen románico honrada en el antiguo Paraje de la Dehesa de la Moheda de la Orden de Calatrava. La tradición oral dice que la Virgen se presentó a una pequeña pastorcilla en un pequeño promontorio una tarde del mes de Abril, tocada con un gracioso sombrero pastoril. Tras varias presentaciones con apariencia humana, un día su belleza era especialmente intensa y el gran resplandor que la rodeaba asustó a la niña, acudiendo al lugar un hombre (posiblemente su padre). Ocurrido el divino acontecimiento se construyó una pequeña ermita en ese lugar, dejando el tronco de la vieja encina, bajo la que se refugiaba la señora, oculto bajo el altar mayor de la misma. Lo que sí queda constatado es que ya en el siglo XIII existía culto en la pequeña ermita del monte. Así se construyó la ermita dedicada a Nuestra Señora María Santísima de los Ángeles del Monte, más conocida como la Virgen del Monte.

La Romería se celebra el último Domingo del mes de Abril. Antaño duraba sólamente ese día, juntándose las familias y amigos a comer y pasar el día en el paraje de la Ermita, también conocido como "los rasos" o  terrenos aledaños a la construcción eclesial propiedad de la Hermandad de la Virgen del Monte. A a la fecha dura tres días, del Sábado al Lunes (que es fiesta en Bolaños a tal efecto),  aunque se puede decir que comienza el Viernes. El Domingo por la tarde se celebra la procesión alrededor de la Ermita, con la llamativa tradición de colgar los donativos (billetes) en el manto de la Virgen.  Finalizada la procesión,  a las puertas de la Ermita, se subasta el estadal (medalla de oro) que ha llevado la Virgen durante su festividad. En los “rasos” se reúnen las familias y los grupos de amigos en los famosos "corros" o "chozos", previamente colocados para tal ocasión, desgustando la gastronomía típica manchega como la caldereta, arroz con pollo, gachas, migas  y las siempre clásicas chuletas de cordero. La Romería en nuestros días no ha perdido nada de la importancia que siempre tuvo en Bolaños. Al contrario, incluso se ha incrementado. En el siglo XX y principios del XXI se ha consolidado como la celebración por excelencia de los bolañegos. Así, se ha convertido en la romería más importante de Castilla la Mancha (junto con la de la Virgen de la Carrasca, de Villahermosa) y una de las principales de España.

Los cambios sociales y económicos han hecho evolucionar la fiesta de modo que, como antes decía, lo que antaño era una comida en el campo se ha convertido en una feria por su mayor duración y diversidad.

Para mí es una fecha marcada y señalada. Tanto es así que mis fieles seguidores y lectores habrán apreciado que tras el reloj que indicaba la cuenta atrás para Semana Santa, apareció una nueva cuenta atrás que descuenta el tiempo que queda para la Romería. Y ya queda poco. Me lo paso literal, llana y manchegamente "como un guarro en un charco inflao a bellotas". Todos los años, la tarde del sábado me embriaga la mente (nunca mejor dicho) de botellines, copitas, copas y copazas hasta el punto que un puñado de aceitunas, unos tacos de jamón o unos pinchos de tortilla son los más suculentos manjares que haya probado nunca. Es el dia clave para la aventura. La Romería en su momento álgido. La catarsis de la Fiesta. El momento cumbre del evento: Ir de chozos. Dícese, ir de grupo en grupo ingiriendo y tomando todo aquello que te ofrezcan (sopena de ser o parecer descortés) con el consiguiente efecto. Resumen: como soy muy amigable, cuando voy en "tó lo mío" de euforia etílica romera, procedo a realizar visitas a los chozos de amigos, los cuales a fin de que no aminore la euforia me ofrecen, donan, dan, entregan todo tipo de brebajes y pócimas que yo, evidentemente, haciendo gala de cortesía procedo a ingerir sin demora con el consiguiente efecto: cánticos varios, exaltación de la amistad, ¡Hala Madrid!, políticos de mierda, mira qué chiste más bueno, ¡Viva er Betis!, risas por doquier, otra copita me cabe y... bronca de mi esposa.
En fin, que este año me regañarán de nuevo pero yo seguiré insistiendo en hacer una "inocente visita" a los chozos amigos: Gofi, Marta, Marcos, Cris, Floren, Fran, Miguelón, Nabo, Boci, Jony... ¡¡Allá voy!! Prometo no ser "descortés".
¡¡Estamos de Romería, mujer!!


(Efectos de la cortesía. No comment).

lunes, 23 de abril de 2012

¡¡THIS IS FURGOL!!

Ahora que el Real Madrid da un golpe en la mesa que ni los propios madridistas esperaban (¿ganar en el Camp Nou? un empate sirve y seguimos a 4 puntos), ahora que Mou ha ganado una batalla estratégica a Pep, ahora que CR7 ha sido superior a Messi, ahora que no ha habido polémica arbitral tras el clásico, ahora que todavía no se ha ganado nada pero ya se roza el título de liga, ahora que para el madridismo la victoria del derbi es mucho más que ganar un simple partido... Es el momento de hacer balance de todos los comentarios afortunados y desafortunados que han invandido (y siguen) las redes sociales.

Antes de adentrarme en el asunto diré que creo que se producirá algo semejante el día que el Atlético de Madrid le gane la contienda al Real Madrid. El día que eso ocurra será tal la euforia contenida de los rojiblancos que habrá mil modos de expresar la alegría, pasando,evidentemente, incluso por el insulto al rival. Lo veo lógico y normal dentro de los límites "mentespañoles". ¡¡This is furgol!! Hay que reconocerlo. España es así. Nos gusta más insultar al rival que animar al equipo propio, parece que es mayor ánimo el desánimo al rival. Pero hoy no es turno del Atleti. Hoy es turno del Real Madrid que, por fin, ganó al Barça.


Y llegó la victoria. Y con ella la venganza. Y sí, lo veo justo, lo veo loable y lo veo, sobre todo, muy humano. Tras años de burlas, befas, mofas, sornas, ironías y cachondeos mil sobre el Real Madrid por parte de los blaugranas, ¿qué esperaban los culés ahora? ¿Ahora quieren vuesas mercedes recibir lo que no dieron? ¿Ahora quieren que el madridismo sea comedido? No, hombre, no. Ustedes cuando han sido maza han herido como maza, ahora que son yunque tendrán que aguantar como yunque. ¡¡This is furgol!! Unas veces se está arriba y otras veces se está abajo. Los seguidores en España somos duros, vivimos el deporte rey con pasión, con garra, con insultos, con la madre del árbitro, con patatas, con cervezas y con ganas de cachondearnos de una derrota del rival más que con ganas de disfrutar de una victoria nuestra. Y eso es así y saben que ocurre en todos los campos de España.

Yo entiendo que haya insultos, que haya piques, que haya sornas... Pero las tornas cambian, sea por un corto o largo período de tiempo. Como madridista, simplemente por serlo, he tenido que soportar que muchos culés en su celebración por el pase a una final de Copa del Rey, derrotando al club de Chamartín, me plagaran las redes sociales con frases del tipo: ¡¡A mamarla, hijos de puta!!, ¡Madrid cabrón, saluda al campeón!, ¡¡Vikingos hijos de puta, fuera de la Copa!!, Ratas de mierda, Lamepollas de Mourinho, Cabrones segundones, y un largo etcétera. Pero vaya... en esos momentos era yunque y tenía que aguantar los mazazos que me cayeran porque forma parte del juego, porque los españoles somos así y porque ¡¡This is furgol!!

Pero... Por el mismo motivo, mire usted por dónde, ahora soy maza. Y queridos culés, eso también forma parte del juego. Algunos de ustedes no han sido comedidos cuando era su turno. Algunos de ustedes sí que lo fueron. Vayan mis palabras a aquellos que no lo fueron y que no supieron saber o no quisieron saber que esto es así, que esto es el fútbol o que como llevo diciendo a lo largo del escrito en inglés rudimentario... ¡¡This is furgol!!

Vayan mis palabras a aquellos culés que quieran o no ahora son yunques porque antes fueron mazas. Vayan mis palabras a todos aquellos blaugranas que tienen que aprender que donde las dan las toman. Vayan mis palabras a todos aquellos barcelonistas que ahora, sin reconocerlo, suplican no merecer degradación alguna.
Vayan mis palabras a los hinchas del Barcelona que se den por aludidos por saber que lo tienen merecido...

¡¡¡A  CHUPARLA!!!


PD 1: De verdad que lo siento por aquellos fieles seguidores del F.C. Barcelona que tienen educación, pero otros muchos se merecen esas dos palabras y más (y lo sabéis los educados y lo saben los maleducados).

PD 2: Recuerdo a los merengues que llevamos 13 años siendo mazas con los atléticos. El día que seamos yunques... nos estará merecido.

PD 3: Todo aquel seguidor de un equipo sabe dónde están los límites "normales" de lo que forma parte del juego y lo que no. Que forma parte de este gran juego que es el fútbol lo que ocurre en el terreno de juego y lo que ocurre fuera, está claro. Que siempre ha habido insultos y cachondeos, está claro. Que hoy yo he dicho "A chuparla" y mañana me lo dirán a mí, está claro. Que haya energúmenos que lleguen a la violencia física o a los cánticos repugnables de "ea, ea, ea..." o "illa, illa, illa"... es otro cosa. Y contra esos enegúmenos sí que nos unimos todas las aficiones y les decimos hijos de su madre porque ¡¡This is NOT furgol!!

viernes, 20 de abril de 2012

CAMINO DE SANTIAGO (2)

Volví del viaje-pleito a La Coruña del mes de Mayo con muchas ganas e ilusión de afrontar el reto. Nunca antes me había siquiera planteado hacer el Camino de Santiago. ¿Andar kilómetros y kilómetros haciéndome polvo los pies? ¿Para qué? ¿Por qué? Sin embargo debía cumplir mi aventura: culminar el abrazo al Santo (recordad que en el anterior post menciono que le dí sólo medio abrazo).

Con esa idea en la cabeza me planté en casa y les dije a mi hermana y a mi padre que les traía un regalo del viaje express y les entregué a cada uno de ellos su Credencial de Peregrino. Cuando la vieron se quedaron un tanto extrañados. Mi hermana me dijo: "¿Qué es esto? ¿Para qué son los recuadros en blanco?" Mi padre a la vez exclamó: "¡Hombre! ¡Una Credencial! Pero... está en blanco." Mi sonrisa fue delatora y mi hermana dijo un tajante: "Yo no, no aguanto con un mochilón tantos kilómetros". Mi padre, por el contrario, sacó su infante interior y su pregunta fue directa: "¿Cuándo?".
Éramos dos recientes peregrinos con ilusión, con ganas, con algo que nos atraía a hacer el Camino pero sin material alguno. ¡Oh, bendito Decathlon! Qué gran lugar para comprar todo lo necesario para una aventura como ésta. Adquirí dos mochilas grandes de 60 litros de capacidad, dos sacos de dormir ligeros (todo lo que llevas en la mochila pesa y al caminar se nota), dos ponchos de lluvia, un par de botas de trecking para mí, bastones de apoyo al caminar (sticks), etc. Sólo quedaba por comprar dos toallas de microfibra y las botas de padre. Conforme tuvimos todo lo necesario y con muchas energías internas (más que externas), comenzamos a desgastar las botas con grandes y largas caminatas tanto urbanas como camperas. En realidad ya estábamos en el Camino. Toda la preparación previa, la ilusión, los entrenamientos, todo paso que vas dando con la mente puesta en ello ya es parte del Camino de Santiago.
Avanzando, avanzando, avanzando, tanto el caminar, como la preparación, como las páginas del calendario, llegó la fecha que nos marcamos para ello. El día 17 de Septiembre del año 2010. Año Santo Jacobeo para más coincidencia. Como no disponíamos de muchos días libres sólo podíamos estar una semana "laboral" (dícese de Lunes a Viernes) fuera, por lo que optamos por salir un Viernes tras trabajar y regresar el Domingo de la semana siguiente, durando la peregrinación los días Domingo, Lunes, Martes, Miércoles, Jueves y Viernes y pasando el Sábado en Santiago de Compostela regresando el citado Domingo, día 26 de Septiembre. Por el mismo motivo (y por no pecar de exceso de confianza amén de la atadura del tiempo), el punto de salida sería Sarria, siendo la planificación de etapas y días la siguiente:

Viernes día 17: AVE Ciudad Real a Madrid y tren cama desde aquí hasta Sarria.
Sábado día 18: pasar el día en Sarria, compras de última hora y mentalización exprofeso.
Domingo 19: Sarria - Portomarín.
Lunes 20: Portomarín - Palas O Rei.
Martes 21: Palas O Rei - Arzúa.
Miércoles 22: Arzúa - Pedrouzo / Arca O Pino
Jueves 23: Pedrouzo / Arca O Pino - Santiago de Compostela
Viernes 24: Santiago de Compostela: misa del Peregrino y visita a la ciudad.
Sábado 25: Santiago de Compostela, tren cama destino a Madrid.
Domingo 26: AVE Madrid a Ciudad Real. Fin del Camino.

Podría ponerme a redactar punto por punto lo que viví en los días de Peregrinación pero ello sería como el cuarto volumen de El Señor de los Anillos, me harían falta innumerables post e incluso blogs enteros para explicarlo todo. De este modo, mencionaré lo que sin duda me marcó.
Las diferencias temporales y longitudinales. Lo primero que descubrí es que los gallegos tienen una medida universal: "A doscientos metros". Todo, absolutamente todo está a doscientos metros. A diferencia del resto del mundo que tardas en recorrer doscientos metros unos tres minutos (de reloj), en Galicia tardas en recorrer doscientos metriños entre 45 minutos y dos horas. No exagero, no. Preguntad a cualquier peregrino que haya sido víctima de la frase "ahí mismiño, a doscientos metros, en 5 minutos llegas, no más". Los cinco minutos se convierten en tres cuartos de hora o incluso más.
Sorprendido al comprobar que tardaba en recorrer doscientos metriños gallegos la friolera de una hora y media de tiempo arriba o abajo, pensé que la diferencia temporal en recorrer dicha distancia sería porque un metriño gallego no mide lo que un metro real en el resto de territorio nacional. Así pues, como las etapas desde O Cebreiro hasta Santiago de Compostela están marcadas con hitos que indican los kilómetros restantes hasta la Jacobea ciudad, descubrí que desde que yo pasaba el hito que indicaba el kilómetro 95 hasta que llegué al hito que marcaba el kilómetro 94 había caminado mucho más de un kilómetro, pero mucho más, ¿eh? Ojalá lo comprobéis algún día. De hito a hito no hay un kilómetro. Hay mil metros... pero metriños gallegos, claro. Haceros a la idea.
No había duda. La misión era fácil: No preguntar a los lugareños y no hacer ni puñetero caso a los hitos, sopena de pillarte un rebote de la leche al comprobar que era imposible que de aquí a allá hubiera doscientos metriños o que de aquí a allá fueras a tardar una media horiña. No, no y no. Paso a paso se llega, pero por favor no me digan "ahí mismiño" digánme "a tomar por culiño" y me hago más a la idea.
Lo segundo que me marcó es lo que yo denominé (no sé si estaré en lo correcto): el espíritu del Camino. En esa aventura todo el mundo (y cuando digo todo es todo) es igual. Puedes ir caminando y compartiendo un rato con el hombre más rico del mundo y ambos sóis iguales: dos peregrinos más. Puedes ir caminando y compartiendo un rato con la persona más pobre del mundo y ambos sóis igual: dos peregrinos más. Toda persona tiene los mismos derechos y libertades (en teoría así debería ser siempre, pero no lo es, en el Camino sí lo es). Es algo... especial. El saludo "Buen Camino" se convierte en recíproco y universal. En un rasero que a todos mide igual, que a todos equipara, que a todos nos hace recordar que al final de la partida el Rey y el peón vuelven a la misma caja. Recuerda hombre que polvo eres y al polvo volverás... (sed homo homini lupus est). En el Camino de Santiago se encuentra la perfecta conexión con la vida, con los demás, con el yo interno y con la naturaleza. Se aprende que para vivir no hacen falta tantas cosas como requerimos. Se encuentra, rememorando al siempre gran maestro Sócrates y a uno de sus predecesores Heráclito de Éfeso, la pura esencia de lo simple y el eterno retorno de lo idéntico.
Por último, las gentes. Partiendo de la base de que todos somos iguales (y así lo es) la gente que conoces en apenas dos, tres días, y la cantidad de momentos que compartes con ellos hace que surjan amistades increíbles por la velocidad de unión y lazos que se crean. No puedo pasar por alto este momento para mandar un aviso a navegantes: tengo más unión y contacto con algunas personas con las que tan sólo compartí tres días de mi vida que con otras que conozco desde años...
Llegados a estas líneas es obligatorio para mí mencionar a Paco y José Ramón, inseparables, compañeros, amigos, grandes donde los haya... peregrinos de la vida, del Camino y del Mundo. Al otro Paco... bohemio, soñador, utópico, ilusionista. Gran recuerdo. A Rafa y Rocío, grandes peregrinos siempre con dos sonrisas: una en la cara y otra para regalartéla cuando hablaban contigo. A los valencianos, chés puros, unidos, futboleros, organizados, campeones sin duda...
Se aprende tanto, se disfruta tanto que cuando llegas, al fin, a la Plaza del Obradoiro y pisas la "Concha cero" sita en la mitad de la mentada plaza, las lágrimas no te dejan de brotar por dos motivos a la par, uno para cada lacrimal: el triunfo de haberlo logrado y la pena de haber acabado y saber que ya no hay más. En ese momento es cuando todo peregrino entiende la frase con la que concluí la primera parte de este escrito: "El Camino empieza en Santiago". Es a partir de ese instante (cuando concluyes el camino físico) cuando toda la bondad, generosidad, amabilidad y belleza interna adquirida en el Camino de Santiago debe acompañarnos para siempre, durante "el Camino de la vida". Es en ese instante cuando te olvidas de las ampollas de los pies, de los dolores de espalda y piernas, de las penurias y malos tragos... Es en ese instante cuando tu alma y corazón sonríen al unísono. Es en ese instante cuando supé por qué Santiago me atrajo y le dí mil gracias por haber puesto en "mi camino de la vida" aquel juicio que fue el inicio de la grandiosa aventura que estaba culminando.

Ni que decir tiene que obtuve mi Compostela, la cual luce enmarcada junto a mi Credencial repleta de sellos de allá por donde mis piernas me llevaron peregrinando y de algunas fotos de recuerdo. Me emociono cuando veo el cuadro y observo los sellos de la Credencial. Recuerdo muchos de los lugares por donde pasé y me enorgullece el pensar: "Ahí estuve yo porque yo llegué. Porque fui yo sólo andando, paso tras paso, con mi mochila a cuestas. Porque hice 112 kilómetros andando uno tras otro".

Este año repetiré. Y no serán 112 kilómetros. Serán 205 kilómetros pues el punto de salida será Ponferrada y mi mochila llevará por decoración un broche, un corazón de cuero que alguien me regaló como símbolo de una gran amistad. Es el recuerdo material del recuerdo inborrable del alma. Y bien sabe Dios y Santiago que si tuviera el tiempo que necesito me iría a Roncesvalles y partiría desde allí. Haría el Camino íntegro. De principio a fin, incluso con la prolongación hasta Fisterra.

Y ahora sí que conluyo. Hablo en nombre de mi padre y mío propio. No me he olvidado de vosotros. Gonzalo e Isis. Isis y Gonzalo. Para mí corazón seguís siendo uno, para mi mente ya he asimilado que sóis dos. No puedo dejar de oír en mi interior un punteo de guitarra tocando y cantando canciones de la tuna al calor de una hoguera en un albergue. No puedo dejar de admirar la capacidad inventiva, artista y emprendedora de una joven con nombre de Diosa. No puedo sino recordaros íntimamente ligados a mi primer Camino de Santiago y a mi Camino de la Vida. No puedo sino recordaros que en Ciudad Real tendréis albergue siempre que queráis. No puedo sino desearos "¡¡Buen camino!!" a los dos. No puedo escribir tanto en tan poco: Os quiero.



PD: No os quedaréis con la duda. Llegó mi turno de abrazar al Señor Santiago y le dí medio abrazo susurrándole: "Te lo prometí, con esto concluyo el abrazo que en su día comencé a darte". En ese momento era Carlos Lillo, un abogado que el destino puso allí en el mes de Mayo y concluía su abrazo en Septiembre. Décimas de segundo después... un humilde peregrino más, una persona entre tantas otras, abrazaba al Santo Patrón de España. Su anhelo, su voluntad y sus piernas lo habían llevado hasta allí.


¡¡BUEN CAMINO!!

martes, 17 de abril de 2012

CAMINO DE SANTIAGO

Hoy estoy melancólico. Ya ha sido el último de los traslados del Señor a su casa y con ello se acabó íntegramente la Gloria Cofrade del año 2012. Aunque ahora vengan las Cofradías de Gloria, que por cierto en menos de un mes ya estaremos de relío con el costal ensayando para sacar La Virgen de la Cabeza, aunque ahora se me avecina la Romería de la Virgen del Monte del pueblo de mi mujer, Bolaños de Calatrava, aunque el Real Madrid juega hoy partido de Champions League, aunque el sábado es el clásico Madrid-Barça, aunque tengo colmados todos mis deseos cofradieros y futbolísticos, aunque sigo bajando peso con la dieta, aunque el Tormento (véase la entrada Tormento est) ha venido a vernos unos días y me ha dado mucha energía y vitalidad, aunque esté en una bella etapa de la vida en la que todo va bien... hoy estoy melancólico. Me acuerdo mucho de él. Lo añoro. Deseo recorrerlo de nuevo.
Y la melancolía me la cura el saber que este año volveré. El saber que será más largo que la última vez (que fue la primera y la recordaré de por vida). El saber que el dolor de pies y cansancio saben que saben a gloria. El saber que mi hermana, en estos devenires de la vida, ha ido a parar hace unos días al pueblo que será mi punto de inicio esta vez, Ponferrada, y que conforme lo supe la consigna fue clara: "Cómprame la Credencial de Peregrino". El saber que ya tengo la misma lista para sellar.

Camino de Santiago. Una de las experiencias más bellas, bonitas, emotivas, placenteras y satisfactorias que he tenido la fortuna de gozar. Como es bien seguro que no ésta no será la última vez que escriba sobre él, comentaré cómo la fuerza del sino me llevó hasta el mismo.

Los avatares de mi vida laboral en el ejercicio de la abogacía me tenían preparada una nueva sorpresa. Esta vez se trataba de un juicio en La Coruña. Yo enamorado de Andalucía y mi hermana, Ana María, enamorada de Galicia seríamos los viajeros destino al Juzgado de Primera Instancia Número 11 de la ciudad donde reside el Deportivo y su campo de Riazor. Yo me pondría la toga, es evidente, y ella disfrutaría acompándome por esas tierras que tanto quiere. Sin embargo, su vida estudiantil le colmó un calendario de exámenes (que adelanto en decir que aprobó de buena lid, más que aprobó, "sobresalientó") y finalmente no puedo venir, por lo que mi madre, que siempre que puedo me la llevo de excursión cuando tengo algún viajecillo así, fue quién me acompañó a las galleguiñas tierras.
Nos fuimos dos días, el tiempo justo para celebrar el juicio, visitar un poco La Coruña y, de nuevo el destino, subirnos en un autobús rumbo a Santiago de Compostela ya que la Estación de Autobuses estaba cercana a los Juzgados y yo recordaba aquella ciudad con mucho cariño pues la última vez que viajé con mis abuelos, ambos difuntos a día de hoy y maestros míos de tantas cosas, Santiago de Compostela fue uno de los puntos visitados.

Fueron unas horas tan sólo. Fue un transitar de recuerdos y memoria en la Plaza del Obradoiro. Pero menos aún fue lo que tardó en invadirme el veneno del Camino de Santiago. Fueron segundos, no más, lo que el Patrón de España y de aquella bendita ciudad tardó en convertirme en un peregrino más. Había celebrado el juicio por la mañana en la ciudad de La Coruña, a la cual llegué en avión desde Madrid, capital del Reino a la que llegué en AVE desde Ciudad Real. De la gallega ciudad me trasladé a la ciudad jacobea en un autobús regular. Viajes cómodos todos ellos y allí me encontraba yo, en la larga cola de personas que esperaban su turno para abrazar al Señor Santiago, rodeado de sudorosos peregrinos que aguardaban impacientemente su momento.

¿Era justo que yo, que había llegado hasta aquel lugar por caprichoso destino y en cómodos transportes, abrazara al Patrón del mismo modo que los humildes peregrinos que habían llegado hasta allí por decisión y voluntad propia y por único medio de transporte sus entumecidos pies?
Ese fue el principio. Ese interrogante me invadió cuando ya llegaba mi turno de abrazo y tan sólo había dos personas por delante de mí. De ese modo, cuando me disponía a abrazar al Señor Santiago, como así lo apelan los gallegos de pro, sólo rodeé su busto con el brazo derecho, esto es, le dí medio abrazo y a la vez que alguien me decía "no, no, es con los dos brazos" mi voz le respondió a esa voz "ya lo sé, pero así lo hago por algo" y mi interior al unísono le susurraba al Santo Patrón "algún día volveré siendo peregrino y entonces completaré mi abrazo".

En ese momento empezó mi Camino de Santiago. Conforme salí de la compostelana catedral me dirigí a la Casa del Deán, también referenciada como Oficina de Acogida al Peregrino, en Rua do Villar Nº 1, donde adquirí la credencial de peregrino para mi padre, para mi hermana y para mí. La idea estaba clara. Haríamos, Dios mediante, el Camino. Me informé de cómo hacerlo, desde dónde, cómo y cuándo se sella la credencial, cómo se obtiene la Compostela (Certificado oficial expedido por la Catedral de Santiago que acredita que el peregrino ha realizado el Camino), qué material haría falta, etc. Incluso compré una guía sobre el Camino de Santiago: etapas, perfiles, recomendaciones, consejos y experiencias.  Y empezó mi Camino.

Todo peregrino que lea esta entrada comprenderá ahora más que nunca la frase de "El Camino empieza en Santiago". Aquellos que no han hecho el Camino piensan que el Camino concluye en Santiago, pero nada hay más lejos de la realidad.

Continuará...

jueves, 12 de abril de 2012

S.T.V.

Santo Tomás de Villanueva. Simplemente con esas palabras ya está todo dicho. Los amantes de la música cofrade y conocedores de esta Agrupación Musical emanan y afloran miles de sentimientos sólo con ver las tres siglas que dan título a este escrito. Pero hay que ser justos y es de justicia dedicar a esta banda, mi banda, nuestra banda, las más preciosas líneas que se merezca. Ya adelanto, como cuando escribí de la Esperanza Macarena, que todo piropo que le brinde a la Agrupación Musical Santo Tomás de Villanueva se me viene y antoja pequeño. Es por ello que usando de la prosa y riqueza de los vocablos de nuestra lengua castellana, me desharé en elogios y caricias literarias hacia ella.

Y siendo justos, decía, las cosas como son. La historia tiene un principio que es de justicia que se sepa.
Hace unos años, una veintena al menos, engalanaba (y sigue haciéndolo) durante los desfiles procesionales las calles de Ciudad Real la Banda de Cornetas y Tambores de la Hermandad de la Santa Cena. Túnica blanca de lanilla, cinturón de pita sobre fajín de raso granate, beca estudiantil verde esperanza, calceta blanca y sandalia franciscana. El conjunto era de lo más vistoso y alegre que podía apreciarse entre las cofradías de la ciudad. Destacaba sobre todo los Viernes Santo por la noche entre los colores sobrios y de luto que caracterizan a las hermandades de la Procesión del Santo Entierro como siempre se la ha denominado. Una preciosidad sin lugar a dudas para el cofrade rancio, de centro y señero de esta Civita Regia el apreciar la Banda de la Santa Cena.

La Banda de la Santa Cena hace 15 años


La Banda de la Santa Cena en la actualidad.

Tiempo atrás, una veintena de años al menos, mencionaba, éste que redacta formaba parte de esa corporación musical. Pero en las Hermandades y Cofradías, al igual que en la vida real, tampoco es oro todo lo que reluce y, por cuestiones que ahora no ha lugar a mentar y que me traen malos recuerdos cofrades y por ello obviaré, la Banda se vió obligada al "Renovare o perire" (renovarse o morir). Ciertamente hubo una profunda renovación y comenzó el principio del fin. Un principio del fin que nos dejó algunos años de gloria y un principio del fin que vaticinaba (sin que nadie lo supiéramos) el nacimiento de S.T.V.

Resumiré, a groso modo, aquellos finales años de la Banda de la Cena a la que yo pertenecí. Ojo, la Banda de la Cena se rehizo posteriormente y continuó su vida musical cofrade, siendo un orgullo para sus componentes el poder decir (y así lo es, certero y verdadero) que son la Banda de Cornetas y Tambores más anciana de la ciudad y que cuenta con 35 años de vida. Aquella banda a la que yo pertenecí cambió el estilo musical y la vestimenta. Se pasó de cornetas afinadas en Do y Si bemol a cornetas afinadas en Do y Re Mayor; se pasó de tambores de apretados bordones a tamboras destempladas y roncas. Se pasó de aquellas alegres túnicas y sus complementos a trajes de corte militar con gorra de plato. Pero el espirítu seguía siendo el mismo: un grupo de compañeros y amigos que amábamos (amamos todavía y seguiremos haciéndolo) la música cofrade: lamentos de corneta, redobles de tambor, golpes secos de bombo, rítmica de platillos, acompañamientos de bombardino, melodía de trompetas, conjunción de trombones, etc, aunque por entonces sólo contábamos con cornetas, tambores, bombos y alguna trompeta.


Fueron años de gloria pero no podemos olvidarnos que, sin saberlo, era el principio del fin. Discrepancias, discusiones e incluso alguna amenaza de por medio hicieron que la Banda de la Santa Cena, a la que yo pertenecía, se desligara de la Hermandad de la que tomaba el nombre y fuera a parar a la Asociación de Vecinos de la Barriada de Pío XII, constituyéndonos allí como Banda de Cornetas y Tambores Santo Tomás de Villanueva. Doy desde aquí, siguiendo la justa línea tomada, las gracias a José Ignacio de la Rubia y a Miguel Barba por confiar en nosotros en aquellos momentos y avalar personalmente el proyecto de reconstruir la banda y la ilusión, comprándonos los instrumentos que eran necesarios. Es de justicia decirlo.

Llegaban por primera vez las siglas S.T.V. a nuestras vidas... sin saber, tampoco, lo que ello querría decir. Corría el año 1998.

Banda de Cornetas y Tambores "Santo Tomás de Villanueva.

Crecimos durante varios años en el seno de la barriada obrera de Pío XII, aumentamos el número de componentes, fuimos contratados por varias hermandades, la banda se puede decir que sonaba (acorde al nivel cofrade que la ciudad exigía) y éramos un entrañable grupo de amigos que nos encantaba juntarnos en torno a una corneta y un tambor.
Pero... Inclusive la más alta belleza de la rosa en flor, se marchita y cae. Nuevas desavenencias internas (esta vez no achacables a miembros de Junta de Gobierno alguna), discusiones las cuáles todavía ignoro el por qué y otros motivos que obviaré, hicieron que el timonel perdiera el rumbo y la fragata S.T.V. viniera a pique. Sin embargo, ya lo dijo el Rabí: "Si el grano de trigo no muere no dará fruto".

Requiem reciente, inminente e inesperado por la desaparición de la fragata S.T.V. y a la vera de un Parque (como digo en los poemas), un grupo de locos músicos cofrades entendieron el mensaje divino de la parábola del grano de trigo y con la ayuda del propio Santo Tomás forjaron la idea de crear una Agrupación Musical. Estaban en aquel momento cumbre para el devenir de nuestra banda las siguientes personas, miembros de la desaparecida banda:
Luis Mariano Jiménez, Pedro Javier Carrasco, Luis Manuel Romero, David González Albalate, Pedro Antonio Castillo Elipe, Francisco José Turrillo Moraga, Félix Ruiz Heras, José Ramón Romero Hidalgo, Rafael Blanco (padre e hijo) y el que suscribe, Carlos Lillo Talavera. Ese día, en ese preciso momento, en la esquina que los allí presentes recordaremos de por vida, con el Parque de Gasset por testigo, lo repetiré hasta la saciedad, en ese lugar y en ese mágico momento nació la Agrupación Musical Santo Tomás de Villanueva. Esa tarde, recién incinerada la fragata S.T.V., los allí presentes dimos a luz a la más bella carabela que hubiera surcado los mares cofrades de esta Ciudad de Reyes. El grano de trigo murió y dió fruto. ¡Vaya si lo dió!

Acababa de crearse la primera Agrupación Musical de Castilla la Mancha. Manos a la obra con ella había que elaborar un reparto de tareas y crear la primera Junta Directiva que gobernase la recién alumbrada inspiración. Tuve la dicha, fortuna, providencia, suerte y un sinfín más de sustantivos y calificaciones de ser el que redactara de mi puño y letra el Acta Fundacional de la Agrupación Musical Santo Tomás de Villanueva y así quedó reflejada en los libros internos de la misma y así quedará para los anales de la historia cofrade. Con la tinta que brotaba de mi pluma (siempre he escrito con los mismos útiles que el maestro Cervantes) dí lugar a dicha acta. La primera Junta Directiva constaba de cinco miembros (siempre un número impar para dirimir las votaciones en caso de empate) que fueron los siguientes:

Presidente: Pedro Antonio Castillo.
Secretario: Carlos Lillo.
Tesorero: Pedro Javier Carrasco.
Vocal-Censor: José Ramón Romero.
Director Musical: Luis Mariano Jiménez.

El reparto de tareas estaba hecho y la nave encauzada con buenos timoneles. Y siguiendo la línea de justicia, es de nuevo justo decir que el mayor artífice de la más delicada y crucial tarea fue nuestro querido Marianillo, quien personalmente se encargó de hablar con músicos del conservatorio y reclutar miembros para la recién fundada Agrupación. Vaya desde aquí mi más sentido reconocimiento a Luis Mariano pues sin él no habría avanzado la carabela. Si alguna vez se incorporaron trompetas, trombones, trompas, bombardinos, fliscornos, tubas y platillos fue por él (aunque el destino estuviera escrito).
Es de justicia decir también el incansable apoyo y aporte de ideas y proyectos constante que nos brindaron Turri y Félix, como ya he mencionado antes, dos de los padres fundadores de la Agrupación, a los cuales les enamora lo antiguo y verdadero, como a mí, y por ello mismo también es justo decir: Que la Agrupación Musical Santo Tomás de Villanueva se origina de la desaparecida Banda de Cornetas y Tambores Santo Tomás de Villanueva y ésta a su vez se origina en la Banda de Cornetas y Tambores de la Hermandad de la Santa Cena. Los que en su día portábamos aquellas alegres túnicas pasamos mil penurias para ver la banda como la vimos luego. Y la historia es así. Sí o sí. De ello pueden dar fe, entre otros, Javier del Hoyo y Antonio Donoso, que son junto con Pedrote los tres miembros más antiguos de la banda.

Comenzaron los ensayos y nos juntábamos a ensayar las cornetas y tambores por un lado, pues carecíamos de estudio musical alguno, y los músicos ensayaban por otro lado pues con leer e interpretar la partitura varias veces les era más que suficiente, ensayando en común todos juntos cuando el grupo de cornetas y tambores ya teníamos ensayada y dominada más de una pieza. Y así llegó otro día clave en la historia de S.T.V. 1 de Junio del año 2002. Sábado por la tarde, aparcamiento del INEM, primer ensayo general: sonó la marcha "Cristo del Amor". Lágrimas, emociones y óles de muchos de los presentes (yo incluído en el sector lágimas, siempre he sido más sentimental).
Otra fecha clave fue la presentación oficial de la Agrupación Musical Santo Tomás de Villanueva. Tuvo lugar el día 5 de Abril del año 2003 en la Parroquia Santa María del Prado (La Merced) tras el pregón de la Hermandad de la Coronación de Espinas.

Lo más difícil estaba hecho. Carecíamos de uniformidad todavía pero las ganas y afán por salir a la calle acompañando a nuestras Hermandades y Cofradías no encontraban obstáculo alguno, por lo que armados de trajes oscuros, con camisa blanca y corbata negra, salimos a mostrarle a Ciudad Real nuestra creación. La Agrupación Musical ya era una realidad.

En la foto se aprecia a cuatro de los fundadores de la Agrupación Musical: (de izquierda a derecha)
Luis Manuel Romero, David González, Francisco José Turrillo y Félix Ruiz.


Agrupación Musical Santo Tomás de Villanueva hace 10 años.


Desde entonces hasta hoy ha pasado más de una década de gloria in crescendo. Me veo en la obligación de resumir más estos últimos diez años pues de lo contrario el post sería interminable, no sólo por la cantidad de detalles que podría enumerar y narrar, sino por la inmesidad de adjetivos calificativos que vertiría sobre S.T.V. para mayor gloria y ensalzamiento de la misma. Todos y cada uno de ellos merecidos. En ese lapso de tiempo y madurez en la vida, pues contra todo puede uno luchar salvo contra el transcurso del tiempo, la vida laboral reclamó mi presencia, robándome (maldita ella) el tiempo que yo podía disfrutar y gozar de mi enorme idilio con la corneta. Aún así siempre he seguido y seguiré muy íntimamente ligado a mi amada banda.
Así pues, rehilando, no sólo fraguó el proyecto de cambio de uniformidad y creación del uniforme que identificaría a S.T.V. donde quiera que fuera, sino que se multiplicaron las salidas, los contratos, las actuaciones, los componentes, el éxito y el triunfo. Yo soy hombre de letras pero el más experto matemático no encontraría la ecuación exponencial para describir la enésima potencia a la que se elevó la banda, mi banda, nuestra banda. Y no es exageración ni orgullo de padre. Es realidad pura y evidencia plasmada paso a paso con el crecimiento de la Agrupación Musical. Todo aquel que conozca la historia y la evolución de esta familia musical corroborará mis palabras.

Santo Tomás de Villanueva predica son sus sones el nombre de su Ciudad Real natal intepretando marchas y conciertos e infinidad de lugares, a más de la capital, como pueden ser la propia y bética ciudad de Sevilla, Morón de la Frontera, Mota del Cuervo, Córdoba, Roquetas de Mar, Miguelturra, Villahermosa, San Lorenzo de Calatrava, Alcalá de Henares, etc. Sea más o menos conocido, más o menos grande, más o menos cofrade el lugar, S.T.V. lo inunda con sus marchas y proclama a base de redoble de tambor y melodía de trompeta que esta Agrupación Musical no tiene nada que envidiar a ninguna otra. A los cinco años de su nacimiento, la bella carabela se embarcó en el más ambicioso proyecto que pudiera imaginar: la grabación de su primer disco. Con las bases bien asentadas desde sus primeros sones el proyecto era más llevadero pero no por ello más fácil, sencillo o liviano. Y por supuesto, rondaba la duda de cómo sería la acogida cofrade y no cofrade que el disco tendría entre el público.


Agrupación Musical Santo Tomás de Villanueva actualmente.



Llegó así a nuestras vidas el primer trabajo discográfico de S.T.V. que tuvo por nombre "Racheando va el Señor". Era el año 2008 y había pasado ya una década desde que se creó la Banda de Cornetas y Tambores "Santo Tomás de Villanueva". Se incluyeron en el mismo las primeras marchas propias de las que gozó nuestra amada banda: piezas musicales compuestas por y para ella que no eran interpretadas por ninguna otra agrupación musical. A gusto personal destaco, entre otras, "Costaleros de Humildad".  Esto significó también un gran avance. La vela del mástil mayor de la carabela se soltó íntegramente a los vientos del Dios Éolo y comenzó a surcar libremente los mares y océanos de la vida musical y cofrade. Todo aquel lector que alguna vez haya formado parte de una corporación de este tipo sabrá el enorme avance y la magmánima libertad que otorga el interpretar marchas propias. Para colmo de bienes la aceptación que tuvo "Racheando va el Señor" no pudo ser más exitosa.

Continuaba el espectáculo musical y sonoro con el que S.T.V. deleitaba (y deleita) todo oído que se precie. Continuó expandiéndose la Agrupación y llenando con sus interpretaciones todo tipo de procesiones, pregones, conciertos y eventos de toda índole en el que fuera requerida, hasta tal punto que inclusive la Cabalgata de Reyes Magos de esta Muy Noble y Muy Leal Villa donde habitamos se vió enriquecida con los sones de la banda, mi banda, nuestra banda. Y como prueba un botón...


Tanto fue así y tal arraigo se creó que S.T.V. siguió creciendo exponencialmente; dejó de ser el primo pequeño para convertirse en el Primo de Zumosol. Nunca en esta ciudad, en esta comarca, en esta región, en esta autonomía había habido una Agrupación Musical y mucho menos que sonase como suena (y sonaba) Santo Tomás de Villanueva. Comenzó siendo una alegría verla nacer, continuó siendo una satisfacción contar con ella entre nosotros, prosiguió siendo un orgullo que portase el nombre de Ciudad Real allá donde fuere y a día de hoy... es un sinfín de derroche de arte, categoría, humanidad y melodía. Una familia musical que desde los más ancianos en formarla hasta las más nuevas incorporaciones (venidas incluso desde fuera de Ciudad Real y de otras bandas) se sienten unidos e identificados con las tres siglas S.T.V. Ese anagrama lo llevo yo bordado en el pecho, grabado a fuego en el alma y tatuado en el corazón.

Por si fuera poco todo lo narrado anteriormente, y para variar, siendo de justicia decirlo, desde que se presentó el primer trabajo discográfico ya vieron luz verde las primeras ideas de grabar un segundo disco, esta vez íntegramente de marchas propias. Y tal fue la aceptación del primer cd y el continuar S.T.V. en la cumbre de la musica cofrade que antes de comenzar la Cuaresma de este año 2012 que estamos viviendo, la banda, mi banda, nuestra banda, presentó y lanzó al mercado su segundo trabajo discográfico: "Entre Rocío y Azahar". Insisto en que no es orgullo de padre, por más que se me caiga la baba, cuando hablo de ella, pero la acogida que tuvo esta segunda grabación fue todavía mucho mayor que la primera. Y no es que yo lo diga, es que fue así y quedará para la historia.

Así pues, en estas líneas les he contado a rasgos generales la historia, nacimiento y evolución de la Agrupación Musical Santo Tomás de Villanueva, como siempre la he denominado y a lo largo de este escrito he repetido varias veces "la banda, mi banda, nuestra banda", la cual es parte de mí, de mi infancia, de mi adolescencia, de mi juventud y de mi vida. Parte de mi ser va en ella y parte de ella va en mi ser. Es de justicia, una vez más, decir que me emociono al escibir la historia de como un pequeño grupo de jóvenes e inexpertos marinos de la corneta y el tambor, se embarcaron en una pequeña canoa y remaron contra viento y marea haciendo de la misma una fragata a golpe de bombo. Se me humedecen aún más los lacrimales al recordar que la fragata naufragó y los valientes marineros consiguieron de la misma que se tornase en carabela. Una carabela que nunca antes ningún astillero habría imaginado. Y me caen lágrimas por doquier al ver una carabela que surca mares y océanos con la elegancia que sólo su historia le aporta. Una carabela que lleva por estandarte las siglas S.T.V.,  por mástil de madera la nobleza de sus fundadores y miembros más vetustos, por vela mayor la armonía y la melodía y por remeros... a mi memoria, mi corazón y mi alma.

Y termino como empecé: "Santo Tomás de Villanueva. Simplemente con esas palabras ya está todo dicho". Era de justicia decirlo.

lunes, 9 de abril de 2012

CUESTIÓN DE CONFIANZA

La Cuestión de Confianza o Moción de Confianza es el instrumento político del que dispone el Presidente del Gobierno o el Primer Ministro en los regímenes democráticos de tipo parlamentarista para afrontar una situación de debilidad del poder ejecutivo frente al Parlamento y mediante la cual el Gobierno pide el expreso respaldo a una política concreta o a un programa. La pérdida de la moción lleva generalmente aparejada la dimisión constitucional del Presidente y la elección de uno nuevo, bien de forma inmediata, bien tras unas elecciones.

Dícese, Cuestión de Confianza es la vergüenza y honestidad que debería tener Mourinho para afrontar la situación actual de pérdida de puntos del colchón blaugrana, somentiendo su manera de plantear los partidos y los resultados obtenidos al entender noble de la afición merengue. La pérdida de la confianza del Santiago Bernabeú con su técnico, llevaría aparejada la dimisión (¿marcha a Inglaterra?) del técnico y la elección de uno nuevo, bien al final de Liga, bien tras el cierre de temporada.
Ahora es cuando los madridistas debemos hablar y saber que Mou no se someterá voluntariamente a nuestra confianza. Ahora es cuando nosotros debemos someterle a él y hacerle saber si confíamos en él o no. Yo lo tengo muy claro. Confío en él, pase lo que pase, hasta final de temporada, pero luego, e insisto, pase lo que pase, emitiré un "Adiós Mourinho y gracias". Confío en que la Liga sea blanca e incluso la Champions. Confío en que el Real Madrid no ceda más puntos de los necesarios (y ya van seis del famoso colchón de diez) y se haga con el Título de la Competición Doméstica. Confío en que el Madrid doblegue al Bayer de Münich en las eliminatorias de semifinales de Liga de Campeones. Confío en saborear buen fútbol y disfrutar con él (con el club).
Pero... igualmente estoy harto de los Hamit Antiltop, de los Fabio Coentrâo, de los Ricardo Carvalho, de los destierros a Esteban Granero, de los calabozos para Raúl Albiol, etc. Estoy harto de planteamientos ramplones, rácanos, ultradefensivos, asustadizos, miedicas y cobardes que tú, José Mourinho, has utilizado y utilizas en el magnánime estadio Santiago Bernabeú. Un templo del fútbol como el que impera en Concha Espina no se merece un cagón como tú. Aquí se juega al fútbol, se le juega de tú a tú a quien sea, se ofrece espectáculo y gloria, se lucha, se suda la camiseta y se sale al césped a marcar goles y a ganar, no a defender un empate a cero para rascar un punto, ni tampoco a que no te metan gol en vez de meterlo tú. Esa no es la confianza que en ti depositamos.

A estas alturas de temporada y aún liderando la tabla de la Liga y clasificados para semis de la Champions, los madridistas de pro, dudamos de ti. Parece increíble pero es así. Nos hemos cansado de tu ego personal cuya única ambición es ganar títulos para rellenar tu currículum vitae. Nos hemos cansando de un entrenador meramente resultadista. Nos hemos cansado de que te creas más que el propio club. Por eso, ahora es cuando. Ahora puedes lograrlo, ahora puedes ganar la Liga y la Copa de Europa. Ahora y por tiempo caduco seguimos confiando en ti. Danos a los madridistas la Liga y la Champions, suma ambos títulos a tu currículo y así todos tan contentos. Los merengues nos acordaremos de ti porque nos diste una Copa del Rey, una Liga y una Champions League, ahí es nada, estaremos felices visitando Cibeles. Tú estarás feliz ampliando tu currículum y pudiendo seguir paseando por el mundo futbolístico presumiendo de ser el mejor entrenador del mundo. "Tu curriculum te avala". Al fin y al cabo eso es lo que te importa, ¿no? Podrás marchar a Inglaterra a seguir coleccionando títulos y roneando de haber ganado las ligas más fuertes de europa y tres veces la orejona. No olvidarás que el madridismo se quedará con sus 10 Copas de Europa gracias a ti. Pero tampoco olvides, y esto te va a doler, que en unos años el propio madridismo se irá olvidando de quien era el entrenador cuando se ganó la décima, se irá olvidando de ti. Igual que pasó cuando se ganó la ansiada séptima. Muchos merengones ya no se acuerdan de quién estaba al mando del banquillo aunque sí se acuerdan de aquel gol de Pedja Mijatovic que nos dió la séptima copa del viejo continente. Quedan los trofeos pero no los nombres. Aprovecha tu momento. Hazlo ahora y se oirá el nombre de José Mourinho durante unos años más. Eso a ti te gusta. Te enloquece. Te encanta. Después quedarán los títulos, no los nombres.


Yo te mantengo mi confianza, (¡ojo! lo dije, lo repetí y ahora lo tripito) pase lo que pase, pero sólo hasta final de temporada. Tu cuestión de confianza no cuenta con mi respaldo futuro.
Después, Adiós Mourinho y gracias.


Pd: Jupp Heynckes fue el entrenador que le dió al Madrid la séptima copa de Europa. Mucha gente lo ha olvidado a él, pero no al trofeo. Siempre quedará para los anales de la historia, pero la mente se va olvidando y o se refresca de vez en cuando o al final el dato se olvida y pierde sí o sí. Apuesto todo a nada a que muchos merengues interrogados a bote pronto sobre quién estaba de entrenador cuando se ganó la reiterada séptima orejona, no sabrían decir quién fue. Y sabes que es así. Tú lo sabes, pero tu ego permanece altivo con su orgullo. Algún día te darás cuenta, en realidad lo sabes, pero no quieres reconocerlo. El club es más grande que tú. El club perdurará, tu perecerás.
Quedan los trofeos, pero no los nombres. No lo olvides, Mou.