jueves, 21 de noviembre de 2013

LEYENDA DEL MONSTRUO DEL LAGO NESS

Venía en el coche sudando todavía por el partido de pádel que acababa de disputar. Cambié la emisora de radio y sintonicé Kiss FM. A esas horas siempre cuentan cosas curiosas y en esta ocasión no fue menos. Venían hablando de criaturas extraterrestres, de película, de ciencia, de ficción, reales e imaginarias que todos conocemos y cuya imagen se nos viene a la mente con tan sólo oír su nombre, como por ejemplo E.T. o King Kong. Y entre ellas dedicaron unos minutos a una gran conocida pero no tan expandida como las demás: el monstruo del Lago Ness. Una y otra vez hemos oído hablar de dicha criatura legendaria y como en toda leyenda ocurre la veracidad y la imaginación se entremezclan dando lugar a una tradición que pasa de boca en boca, de padres a hijos, de generación en generación, manteniendo viva la leyenda y sin saber si la misma es real o no. Y lo que es más, de allá para cuando, se incrementa la historia con alguna (valga el pleonasmo) nueva novísima novedad. Vamos a ello.


Nessie, como se le conoce afectiva y popularmente, se cuenta que reside y campa a sus anchas en el profundo y de agua dulce Lago Ness, del que toma su nombra, allá por Escocia, cerca de la ciudad de Inverness. Se viene hablando de él desde hará unos 1.500 años por lo que puede considerársele de las leyendas vivas más antiguas de la tradición humana, pues nuestro querido animalito tendría la friolera de ¡¡15 siglos de vida!! (como poco). Así pues, no es de extrañar que las primeras premisas que surgieron en torno a Nessie es que fuera el último superviviente de los extintos dinosaurios, en concreto se mantuvo la doctrina de que era un plesiosaurio, esto es, una gigantesca criatura acuática prehistórica.
Pero fuera de la tradición y leyenda oral encontramos datos escritos del monstruo desde el año 556, en concreto en el texto de La Vida de San Columba se cita que el santo salvó la vida a alguien que estaba siendo atacado por un gran animal en el lago Ness. Si bien es el primer dato escrito que se conoce acerca de Nessie, para hallar la primera definición moderna debemos acudir a mediados del siglo XIX, al año 1868, en el que un artículo publicado en Inverness courier menciona rumores acerca de "un pez enorme u otra criatura en la profundidad de las aguas. Y es a raíz de esa primera definición cuando surge el auge de Nessie pues hasta el momento en que se dijo haber sido fotografiado por primera vez, no dejaron de salir a la luz definiciones y testimonios que decían haber visto al monstruo. En 1930 dos pescadores decían haber visto un enorme animal que produjo un sin igual remolino en el agua cerca de Tore Point. En 1932, K. MacDonald afirmaba haber visto una criatura gigantesca similar a un cocodrilo remontando el río Ness. Un momento cumbre en la leyenda del Monstruo del Lago Ness se produce cuando una pareja local dijo haber visto "un enorme animal rodando y hundiéndose en la superficie", noticia de la que se hizo eco el diario mencionado Inverness Courier publicando el 2 de Mayo de 1933 un artículo llamado "El Informe del monstruo" que causó sensación entre los medios y desató la locura en la sociedad, llegando incluso a enviarse periodistas y reporteros desde Londres hasta Escocia para investigar e informar sobre Nessie. Un dato curioso es que una compañía de circo llegó a ofrecer 20.000 libras esterlinas de la época (todo un dineral) a quien lograse la captura del monstruo. Escalofriante.
Sin duda alguna el momento cumbre en la historia del habitante del Lago Ness llega ese mismo año de 1933 de la mano de la película King Kong. Con dicha producción cinematográfica surgió el fenómeno de la "monstruomanía" a nivel mundial y, curiosamente, poco después de su estreno es cuando más se habló de Nessie y se le empezó a catalogar como un verdadero monstruo prehistórico proveniente de la era del hielo que vivía en la actualidad. Si a ello sumamos que por ese mismo año salió a la luz la que pudiera ser la primera captura fotográfica del monstruo, según se mantenía, tomada por el afamado cirujano Wilson, obtenemos el más puro origen de la leyenda.
La mente humana vio clara la oportunidad de hacer negocio con nuestro protagonista y rápidamente maduraron las ideas de fomentar el turismo, la venta de artículos con imágenes de Nessie como camisetas, mecheros, llaveros, ceniceros, etc, e incluso excursiones concertadas por la zona. Y así sigue siendo a día de hoy, lo que garantiza que la leyenda perdure y que mucha gente viva a costa de la "existencia" del monstruo. Había nacido un mito fuera de la manera que fuera.

Las diversas fotografías e instantáneas de dejaron de florecer y de sembrar la duda sobre la existencia del monstruo, lo que incrementaba todavía más el negocio surgido en torno a él. Es de destacar dos de las imágenes más estudiadas a nivel mundial. Una es la famosa fotografía tomada por Wetherell en el dicho año 1933 que durante mucho tiempo se consideró la prueba fehaciente de la existencia del monstruo y que fue confirmada como un engaño mediante confesión en su lecho de muerte, aunque ya había sembrado muchas dudas y doctrinas que defendieron y defienden la existencia de Nessie. Otra es la fotografía acuática tomada por Robert Rines mediante la cual, Sir Peter Scott, uno de los naturalistas más conocidos de Gran Bretaña, dotó en el año 1975 de nombre científico al monstruo, denominándolo Nessiteras Rhombopteryx (traducido del griego como monstruo de Ness con aleta de forma diamantada). Esta calificación natural consiguió que se inscribiera al monstruo en el registro británico de "Fauna oficialmente protegida". Pero entre que el con el nombre científico se puede formar el anagrama de monster hoax by Sir Peter S. (monstruo de broma de Sir Peter Scott) y que se acreditó posteriormente que la fotografía de Robert Rines era falsa, se descartó una vez más la rotunda afirmación de que existiera el monstruo del Lago Ness. No obstante, como antes decía, la duda ya era más que patente en la sociedad y la leyenda ya había surgido.

Por último cabe mencionar que nuestro querido Nessie (o nuestra querida Nessie para los corredores de la doctrina de que es una plesiosaurio hembra), ha sido mencionado y utilizada su "imagen" en infinidad de medios de todo tipo, llegando a destacar la serie de Los Simpsons, los dibujos infantiles Phineas y Ferb, una de las película de dibujos animados de Scooby Doo o el videojuego de Super Mario Bros.

El Monstruo del Lago Ness vive de una manera o de otra. Ahí os he dejado su leyenda. Verlo no lo hemos visto, pero... ¿acaso por no ver una cosa podemos decir que no existe?

Y me había guardado esto para el final. Mi amigo Jorge y yo lo hemos contado infinidad de veces y no dejamos de reírnos con él. No podía faltar. Incluso en el más puro e hilarante humor tomellosero tiene cabida un chiste de Nessie. Evocando una perfecta conjunción humorística entre el gran Eugenio y mi Mancha querida...

"Saben aquel que diu que se juntan uno de Tomelloso y uno de Leganés y le diu éste al otro:
-Tito, ¿de dónde eres?
Y diu el manchego: - De Tomelloso, tú.
Contesta aquel: - Pues vaya mierda de pueblo y vaya mierda de chistes.
A lo que éste reprende: - ¿Y de dónde eres tú?
-De Leganés, tito.
Y diu el tomellosero: ¡Pues vaya mierda lago y vaya mierda monstruo!"

He dicho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario